Podología deportiva

Home/Podología deportiva

En Podostudio estamos especializados en el análisis, la prevención y el tratamiento de las afecciones musculo-articulares del cuerpo. Para ello se debe realizar la exploración clínica de una forma global. La anamnesis (datos y antecedentes) junto con una exploración podológica exhaustiva de todas las estructuras funcionales que forman el aparato locomotor: esqueletomúsculos y articulaciones. Esta se desarrolla en la camilla, realizando la palpación, oscultación y medición de los rangos de movimientos de la cadera, rodilla, tobillo y pie.

podostudio-gava

podologo-gava
Entender la biomecánica de las articulaciones en cada paciente es uno de los objetivos para llegar al diagnóstico correcto. Alteraciones en la pelvis (anteversión/retroversión) provocan modificaciones en las curvaturas de la columna (hipelordosis, escoliosis…) y afectan a la posición de nuestras rodillas (genu varo/genu valgo). Esto determina de qué manera recibirán el peso corporal nuestros pies (pies en pronación o supinación). En este proceso del análisis se presta especial atención a la presencia de dismetrías, alteraciones óseas y la disminución en el grado de movimiento articular, comparando siempre las dos extremidades.
supinación-pronación
A nivel muscular, se realiza la evaluación por un fisioterapeuta con el fin de determinar un diagnóstico y realizar un tratamiento global. Muchos de los dolores de nuestros pies vienen dados por un mal apoyo de éstos. Pero “¿por qué este mal apoyo?” En ocasiones nuestro cuerpo busca compensaciones para disminuir el estrés muscular o el dolor articular. Es por eso que cierta musculatura no trabaja correctamente, provocando que otros músculos trabajen en exceso. Por lo tanto, se realizará la valoración del tono, la elasticidad y el equilibrio entre las diferentes cadenas musculares.
El componente genético es un factor determinante y se debe tener en cuenta en la valoración de la estructura del deportista. Se valora también el grado de laxitud de los ligamentos, sobretodo porque un exceso de laxitud provoca una hipermovilidad en las artículaciones y esto repercute en un estrés y una fatiga en todas las cadenas musculares.
Como elemento de la carga en estático, estabilizador de las fuerzas corporales y propulsor del aparato locomotor en dinámico, el pie es el eje fundamental en la práctica de cualquier modalidad deportiva. Hay que destacar que los requerimientos del pie en un deportista habitual no serán los mismos que para una persona que realice deporte de forma ocasional. A su vez, no será lo mismo la exploración de un niño o de un adolescende que la de un adulto. Durante el período de crecimiento las estructuras óseo-articulares pueden presentar alteraciones y una práctica deportiva elevada puede ocasionar que éstas se estructuren en la edad adulta. Luego, hay que prestar especial atención a los niños para evitar un desarrollo anómalo en su estructura.
Después de todos los datos recojidos en la exploración previa se procede al análisis estático (estudio de la pisada) y dinámico del deportista. Se estudia la biomecánica estática de la persona (en bipedestación) sobre una plataforma de presiones compuretizada donde se observan los puntos de presión que reciben los pies y la postura corporal. Se determinará el tipo apoyo de cada pie y donde se localiza el centro de gravedad del cuerpo.
A continuación se realiza el estudio biomecánico de la marcha y la carrera sobre la plataforma de presiones y la filmación con cámaras de alta definición.  Al correr, nuestros pies reciben hasta tres veces nuestro peso corporal. Asi pues, en deportistas es imprescindible realizar el análisis tanto andando como corriendo puesto que el pie no soporta las mismas presiones, ni se comporta de la misma manera al caminar que al correr. Para ello, contamos con una cinta rodante y diversas cámaras de alta definición que valoran al deportista de forma tridimensional, pudiendo medir los ángulos de movimiento de sus articulaciones.
Es este momento cuando pasamos a conocer y estudiar los gestos dominantes del deporte que practica habitualmente (estudio gesto deportivo). Por poner un ejemplo, no se realizan los mismos gestos en un partido de fútbol que un partido de baloncesto; y no serán igual las exigencias de un corredor de fondo que las de un sprinter.
Analizamos el calzado técnico del deporte: valoramos características técnicas, desgate de la suela y de la horma; así como determinar si el modelo es adecuado a su deporte, peso, nivel de entrenamiento y a la superficie en el que lo desarrolla.
Todo ello nos lleva a comprender el funcionamiento individual en cada deportista, llegando a un diagnóstico y si se precisa, a un tratamiento terapéutico. Explicamos al deportista con detalle los datos de la exploración y las posibles anomalías que hemos encontrado, dándole a conocer las diferentes vías de tratamientos, los objetivos a corto y largo plazo que nos marcaremos en cada uno de ellos y su durabilidad. Las opciones terapéuticas siempre irán unidas al trabajo en equipo y si se precisa se combinará en un grupo multidisciplinar. A su vez, se precisará que el deportista se implique en el proceso asistencial para aumentar las probabilidades de éxito.